habla en su lengua

Telefónica: teatral y turbia renegociación

Publicado: 2013-01-28

Por: Javier Diez Canseco

Días atrás, el gobierno renovó tres contratos ya vencidos de telefonía móvil con Telefónica Móviles. Teatralmente, la empresa dijo aceptar todas las “condiciones” gubernamentales, llamándolas “duras y sin precedentes”. Y el ministro de Transportes “reconoció” que por las condiciones exigidas esperaba una negativa de esta. Todo un guión.

El comunicado del MTC señaló las “duras” condiciones impuestas: 1) ampliación de cobertura de telefonía móvil en 409 capitales de distrito, 2)acceso gratuito a Internet Satelital y fijo para entidades del Estado, 3) acceso a internet para 35 distritos fronterizos, 4) banda ancha a las principales ciudades de la Amazonía, 5) interconexión de los centros de control de cámaras de vigilancia, y 6) tarifa social de telefonía móvil para un máximo de un millón de personas.

Pero el Estado tiene hoy un programa, vía ProInversión, que ya subsidia los proyectos de inversión en telecomunicaciones con fondos del Fitel. El anuncio del MTC prácticamente deja de lado los concursos de licitación de proyectos de cobertura y los entrega a dedo a un solo operador (Telefónica), fuera de concurso. El Estado renuncia a su rol promotor de expandir la cobertura de telecomunicaciones. ¿Expandir la cobertura de telefonía móvil e internet requería nuevos y sesgados contratos con Telefónica?

El Ejecutivo valora los compromisos de inversión de Telefónica en S/. 3.020 millones. ¿Algún informe técnico neutral sustenta esta valorización? Muéstrenlo. ¿Y el valor de los dos años que Telefónica operó con contrato vencido? ¿Y el uso del espectro radioeléctrico? Muchas sombras.

Telefónica no va a pagar ni un sol por el uso de nuestro espectro radioeléctrico. El 2011, Osiptel lo valoró en US$ 831 millones a nivel nacional y en US$ 318 millones solo para Lima y Callao. ¿Hoy 0? En Ecuador, con 2.5 veces menos población que Perú, Telefónica pagó US$ 220 millones por renovar contrato, pero en Perú solo asume compromisos de inversión. ¿Por qué?

¿Osiptel fiscalizará que Telefónica invierta realmente los S/. 3.020 millones? La vida ha mostrado que ni está capacitada ni tiene voluntad política para fiscalizar los compromisos de inversión. Tampoco se ha valorado lo que costará esa fiscalización. “Amenazante”, Paredes dice que Telefónica cumplirá lo acordado por temor a las multas muy altas y que podrían llegar a S/. 3.200 millones. ¡Qué tranquilidad! Pero ¿acaso las multas pagadas por Telefónica en estos años no han sido ridículas? ¿Acaso la empresa –judicializando deudas– no le debe al Estado S/. 2.300 millones? ¿No debe dinero a los municipios, incumple otros compromisos de inversión y maltrata a sus clientes? ¡Pura cháchara!

Excelente la inclusión social en la telefonía móvil de un millón de peruanos. Pero: a) ¿La disminución a 25 céntimos aplicará a cualquier llamada o solo para llamadas entre celulares de Telefónica? b) ¿Quién asumirá el subsidio de 50% en la tarifa: la empresa, el Estado o todos los demás usuarios? c) ¿Dirá Telefónica que esto afecta su factor de productividad para impedir la disminución de las tarifas reguladas? El ministro debe ir interpelado al Congreso a responder a todo esto.

Se negoció ignorando la mala calidad del servicio de Telefónica y los derechos de los usuarios. ¿Quién no se queja de interrupciones en el servicio, de disminución en los puntos de atención o de tercerización de pago de recibos a los bancos? Se da acceso a internet a entidades del Estado, pero ¿y la pésima velocidad de conexión que recibimos los usuarios? Tenemos uno de los servicios de internet más lentos en Sudamérica: una velocidad de carga tres veces inferior a la de Chile, lo que nos quita competitividad y calidad. ¿Contratan 18 años de lo mismo? Dicen que Osiptel trabaja un nuevo marco normativo que regule mejor la calidad de servicio, pero no se exige mejores condiciones al operador dominante.

¿Es “duro” un contrato que entrega, a costo cero y sin pago por uso del espectro radioeléctrico, un millón de clientes nuevos y otros beneficios? No, es turbio y penoso que el gobierno ni siquiera exija que pague su deuda tributaria. ¿Vino Rajoy al Perú a agradecer? ¿Interpelará el Congreso o hará mutis?


Escrito por


Publicado en

A contracorriente

Un blog de Javier Diez Canseco